aire – Página 2 – Respiremos chido

#RespiremosChido

Lanzan la plataforma #RespiremosChido que busca mejorar las condiciones de la calidad del aire en la Ciudad de México y en el país, esto mediante la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones y generación de propuestas que abonen para paliar la problemática ambiental. La meta del proyecto es tener un medio ambiente limpio, una calidad de aire óptima, una movilidad eficiente, reglamentada y alternativa.

Fuente: Motor a Diesel
#RespiremosChido
Publicada: 06/03/2020

Viene la contingencia ambiental…¿quién es el culpable?

En los primeros días de marzo y durante los siguientes tres meses de cada año, la Ciudad de México y los seis estados que conforman la llamada Megalópolis (Morelos, Edomex, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla y Querétaro) enfrentan un fenómeno muy particular en las condiciones climatológicas de nuestra cuenca, conocido como época cálida-seca. Agradezco el espacio que me da esta joven y proactiva plataforma (@Respiremoschido) para, a través de mi texto, sensibilizar a los ciudadanos y a nuestras propias autoridades de la importancia de tomar en consideración TODOS los grandes factores que generan la contaminación en esta temporada y trabajar en conjunto para evitarlos. Necesitamos grandes campañas y acciones que nos sensibilicen a todos.

Fuente: Químico Luis Manuel Guerra
Viene la contingencia ambiental…¿quién es el culpable?
Publicada: 06/03/2020

Crean plataforma #RespiremosChido

Un grupo de especialistas anunciaron la plataforma #RespiremosChido. “La plataforma ciudadana #RespiremosChido es un centro nervioso en el que buscamos escuchar a la ciudadanía”, expuso el químico Luis Manuel Guerra. El ambientalista planteó que es inadecuado castigar la renovación del parque vehicular con los nuevos criterios del holograma Doble Cero. “Sin renovación del parque vehicular no habrá mejoras, hay que incentivar, no castigar los autos nuevos”, comentó Guerra. El consultor Carlos Álvarez indicó que hay otras fuentes de contaminantes, distintos al parque vehicular, sin ser combatidos por las autoridades.

Fuente: Reforma
Crean plataforma #RespiremosChido
Publicada: 06/03/2020

Fuente: El Norte
Crean plataforma #RespiremosChido
Publicada: 06/03/2020

Critican expertos a SEDEMA por holograma Doble Cero

Luego de que el ambientalista Luis Manuel Guerra pidiera que el holograma Doble Cero se vuelva a dar a todos los autos nuevos, la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) respondió que esto no se modificará, pues la industria debe distribuir vehículos con las más altas especificaciones ambientales. “Como está, va a desincentivar la renovación del parque vehicular y eso es un error, estoy de acuerdo en que no todos los vehículos nuevos obedecen a criterios de alto desempeño.

Fuente: Reforma (impreso)
Critican expertos a SEDEMA por holograma Doble Cero
Publicada: 06/03/2020

La ciudad del aire malo

Es real, necesitamos mejorar la calidad del aire. Reciéntemente los Supercívicos presentó un video donde demuestra, junto a muchos ciudadanos, cómo estamos y cómo se encuentra nuestro aire. Y, sobre todo, quién lo contamina.

Por ello, seguimos exigiendo que se apliquen políticas integrales para mejorar nuestra calidad del aire. Nos lo merecemos.

Leyes de movilidad, presupuestos y mecanismos de implementación efectiva

Óscar Ruiz | @OscarRPriego

Las ciudades mexicanas no han priorizado la movilidad de las personas y le han dado más importancia al flujo de automóviles, lo que ha resultado en más coches en las calles y mayor congestión. A nivel nacional, de 1980 a 2017, el parque vehicular creció ocho veces, y actualmente hay más de 40 millones de automóviles en circulación. Como se puede observar con datos de velocidades promedio de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), más coches significan mayor congestión (Gráfico 1), y en donde hay mayor congestión hay peor calidad de vida y mayores dificultades para el crecimiento económico sostenido.

Gráfico 1.

El uso del automóvil se ha incentivado continuamente, a partir de las leyes, reglamentos y normas federales y estatales. Subsidios a la gasolina, vivienda en zonas alejadas de los centros urbanos y sin transporte público de calidad, así como requerimientos mínimos de cajones de estacionamiento, son muestras de la priorización, por parte de los gobiernos, de la movilidad basada en el automóvil privado, lo que ha generado una dependencia exacerbada del mismo.

Además, la visión plasmada en leyes y normas se ha reflejado en la ejecución de proyectos y en la asignación, durante muchos años, de presupuesto a la construcción de más infraestructura vial. Así, se ha cedido el espacio público a las necesidades del coche y se han abandonado el transporte público y la infraestructura para peatones y ciclistas.

A pesar de que en todo el país cerca de 50 millones de mexicanos se mueven en transporte público, en 2017 únicamente se destinó a este medio el 14% del gasto nacional de fondos federales para movilidad, el 6% se asignó a infraestructura para el peatón, el 7% para espacio público y el 3% para infraestructura ciclista. El 70% restante se destinó a pavimentación y a infraestructura para el coche (un 28% y un 42% respectivamente).

En los últimos años ha habido diversos esfuerzos para cambiar el marco normativo que privilegia el automóvil sobre el resto de los modos de transporte. Esto ha dado como resultado, entre otras cosas, nuevas leyes estatales de movilidad que han sustituido a las antiguas leyes que solo se enfocaban en el transporte, tránsito y vialidades.

Actualmente, 11 estados de 32 ya cuentan con una ley de movilidad. En el Índice de Movilidad Urbana, presentado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) hace unas semanas, se evaluó la normatividad en 20 ciudades del país, a partir de 10 principios básicos que deben ser considerados en una buena ley de movilidad:

  1. El peatón es primero.
  2. Planeación del transporte público y no motorizado.
  3. Principios para la movilidad: igualdad, seguridad, accesibilidad, eficiencia, calidad, multimodalidad y exigibilidad.
  4. Información para la toma de decisiones.
  5. Mecanismos de coordinación metropolitana.
  6. Estudios de impacto de movilidad para obras públicas y privadas.
  7. Comité Estatal de Movilidad para generar propuestas, con la participación de ayuntamientos y Organizaciones de la Sociedad Civil.
  8. Registro de transporte público disponible a los ciudadanos.
  9. Eliminar las barreras de entrada a las empresas de transporte operadas a través de plataformas.
  10. Contar con parquímetros y alcoholímetros.

Adicionalmente, una ley de movilidad efectiva debe contemplar mejores herramientas para combatir la corrupción y la ausencia del Estado de derecho generado por el otorgamiento de permisos y concesiones para la operación privada del servicio de transporte. En el estudio Anatomía de la Movilidad, publicado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), se menciona que “Muchas autoridades han naturalizado el concepto de que el servicio público tiene una operación privada y como tal no les corresponde supervisar y sancionar, lo que llamamos la pérdida del Estado de derecho”.

Finalmente, el reto principal es hacer efectivos los cambios normativos y pasar de la letra a los hechos, a través de la homologación de  normas, reglamentos, manuales y otras leyes, del establecimiento de arreglos fuertes de cooperación institucional y metropolitana, y de la asignación y ejecución de recursos de acuerdo a la prioridad establecida en la ley.

Igualmente, dentro de los cambios a la regulación, deben considerarse mecanismos de evaluación de la calidad y eficiencia regulatoria para analizar el impacto real de las disposiciones legales. De lo contrario, se perdería la oportunidad de documentar avances y fracasos que puedan llevar a reformas regulatorias más exitosas.

Publicado por Animal Político
08-04-2019

Viento y sol: Los nuevos dioses energéticos

Manuel J. Molano | @MJMolano

Yuval Noah Harari dice que desde hace mucho tiempo nuestra especie conoce los distintos tipos de energía, pero ha sido difícil almacenarla y convertirla.1 Quizás al hombre primitivo le hubiera gustado almacenar el fuego del sol para calentarse durante la noche. A los navegantes en Mesopotamia les hubiera gustado guardar el viento para poder navegar en una tarde de aire quieto. No sabían que en el futuro ambas fuerzas podrían almacenarse y transformarse en luz, calor o movimiento.

El hombre de las cavernas descubrió que había energía en la leña seca y otras formas de materia orgánica, cuando descubrió el fuego. Nos tomó miles de años descubrir que esa materia vegetal seca, cuando se acumula bajo tierra durante millones de años, se convierte en petróleo. El petróleo no está hecho de dinosaurios muertos, pero sí de toda la materia vegetal de la era de los dinosaurios, y de antes, que se fue acumulando con el paso de las eras geológicas. De alguna manera, es energía solar acumulada por milenios de fotosíntesis. Esa era la ventaja comparativa del petróleo: la capacidad para almacenarlo.

Los progresos científicos de inicios del siglo XVIII revolucionaron el uso de la energía. Los barcos de vapor, movidos por carbón, desplazaron a los de vela. Los astilleros de Europa empezaron a producir veleros con muchos más mástiles, y muchas más velas, para competir con la nueva tecnología, que funcionaba sin importar si había viento o no, y su tiempo de viaje era mucho más predecible.

Desde tiempos de los romanos se conocía el petróleo, pero su uso era limitado. Desde el siglo XVIII las ciudades más avanzadas del mundo usaban aceite de ballena para el alumbrado público. Uno pensaría que el petróleo y el aceite de ballena compitieron ferozmente por el mercado, pero no. Algunas fuentes señalan que el inicio de la guerra de secesión en los Estados Unidos hizo que cesara la actividad ballenera en 1861.2 Es posible que la industria ya estuviera en crisis, por sobreexplotación. Los parientes de Moby Dick tienen mucho que agradecerle a Edwin L. Drake por obtener petróleo a partir de un pozo en 1859.

La máquina de vapor original se volvió más eficiente, a partir de avances en la termodinámica. Eventualmente descubrimos que el gas era más eficiente que el petróleo para la combustión, y también que las turbinas que usan los aviones podían servir para generar electricidad. El combustible líquido se convirtió en algo que solamente usan quienes generan electricidad para venderla a través de la red, o algo que se pone en nuestros vehículos. La red eléctrica es la forma más eficiente de distribución de energía que existe. Muchos analistas, incluidas empresas petroleras, calculan que llegará el día en que prácticamente no se usará combustibles, y ahí la era del petróleo habrá llegado a su fin.

A finales del siglo pasado la comunidad científica empezó a notar que el clima del planeta estaba cambiando significativamente. La temperatura media ha aumentado desde entonces, y los fenómenos meteorológicos son mucho más frecuentes y extremos. Algunos líderes políticos de nuestro tiempo niegan el fenómeno, pero los datos y modelos revelan que nuestra especie es la culpable. Usamos energía fósil, generamos gases que tienen carbono, y destruimos el clima. Algunos modelos muestran que el fenómeno se agravará tan pronto como el año 2040.3

Hay mucha controversia sobre los mecanismos globales que detendrán el cambio climático, pero hay una realidad física: si queremos detener el ascenso de las temperaturas, la mayoría de las reservas de energía fósil tendrá que quedarse bajo tierra. No podremos aprovechar dos terceras partes de las reservas probadas de combustibles fósiles.4 Hay instrumentos científicos, de gobierno y de mercado que están tratando de detener el ascenso de la temperatura del planeta en dos grados centígrados, que es el compromiso internacional del Acuerdo de París. Se ha incrementado exponencialmente la eficiencia con la cual nuestra especie puede convertir y almacenar la energía solar y eólica en energía eléctrica. Este cambio tecnológico es equivalente a la invención de la máquina de vapor hace dos siglos, y lo cambiará todo.

Cada vez más los productores y consumidores demandan energía más limpia. El economista Ronald Coase5 estableció un teorema: si los generadores de un mal involuntario a la sociedad pueden llegar a un acuerdo en el que paguen a los que sufren ese daño, el tamaño de ese daño se reducirá. Si no enfrento costos por tirar basura enfrente de casa de mi vecino estaré dispuesto a tirar mucha más basura que si tengo que pagarle por hacerlo. Coase buscaba crear un mercado para estos “males” sociales, a los cuales llamó “externalidades negativas”.

Los Estados han optado por hacerle más caso a otro economista, Arthur Pigou, quien estableció que hay que ponerle impuestos a la contaminación. No importa si el Estado se queda con los recursos que paga el contaminador: el efecto es el mismo. Una vez que tengo que pagar, contaminaré menos.6

En México estamos adoptando al viento y al sol como fuentes energéticas muy rápidamente, a partir de instrumentos de gobierno y mercado. La reforma energética mexicana estableció la posibilidad de ambos mecanismos: tanto impuestos “a la Pigou” como un mercado de emisiones “a la Coase”, a través de los Certificados de Energía Limpia (CEL). Eso ha propiciado que adoptemos rápidamente el viento y el sol como fuentes de energía. La generación eólica ya tiene tanta capacidad bruta como la nucleoeléctrica de Laguna Verde (10 mil 620 GWh, contra 10 mil 883 de la planta nuclear).7 Entre 2015 y 2016 el uso de energía eólica aumentó 18.7%, y el de solar 10.2%, mientras que se redujo el uso de gas natural en un 12.7%, y el de carbón en un 11.7%.8

Tanto Pigou como Coase nos dirían que no es posible consumir energía eficientemente a menos que haya un precio por encima del costo de producción, que tome en cuenta el daño que le hacemos al ambiente. Sin embargo, hoy es imposible subir los precios de los energéticos porque la población se enoja. El malestar viene de la imposibilidad de tener alternativas viables a estos energéticos.

En el caso de la electricidad, el precio estuvo reprimido durante demasiado tiempo. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) operaba bajo el supuesto que cualquier diferencia negativa entre precios y costos se compensaría con subsidios. Recientemente, los costos de la generación se elevaron, y la depreciación cambiaria hizo que nuestras tarifas en promedio fueran menores en comparación con otros países. En promedio, en China se cobra cerca de 10 centavos de dólar por kWh,9 y en México se cobra entre siete y ocho. Un estudio establece que el costo mediano de producir electricidad de cualquier tipo está por encima de la tarifa mexicana actual.10

La tarifa para los clientes industriales sigue siendo alta y la de los clientes residenciales baja, pero

los clientes industriales pueden comprar electricidad más barata a un suministrador calificado, público o privado. Aun así, la tarifa ha crecido muy por encima de lo que aguantan familias y empresas, y por otra parte, nuestras tarifas son demasiado bajas en un comparativo internacional. El que acaba pagando es el contribuyente: cerca de 85 mil millones de pesos por año. Por ello, la estructura de tarifas tendrá que cambiar. Anteriormente, los usuarios residenciales de alto consumo subsidiaban a los consumidores más pobres. Hoy en día un consumidor rico puede hacer inversiones en paneles, vender excedentes de energía a la CFE, y tener acceso a tarifas de electricidad subsidiada para el consumo que se compra a la CFE. Eventualmente, tendremos que subsidiar a todos los consumidores.

Las energías renovables nos permitirán entregar electricidad a hogares y empresas, disminuyendo el subsidio, aun a tarifas relativamente bajas. La Comisión Reguladora de Energía (CRE) estableció subastas en las que compiten distintas tecnologías. Los costos de las fuentes renovables han bajado y hemos conseguido los precios de largo plazo más bajos del planeta.

A los detractores del uso de renovables en la electricidad les preocupa la intermitencia que generan en la red, porque se producen a una hora en que no se necesitan. México está lejos de tener problemas de intermitencia, y es uno de los países con más potencial: en ningún país conviven las posibilidades solares y eólicas que otorga tener un desierto como Altar y un istmo como Tehuantepec. El sol brilla más en México que en Alemania, y eso sirve para mucho más que para atraer turistas. “Es un mito que se requiera generación con base en combustibles fósiles y energía nuclear para proveer electricidad base cuando no hay sol o viento. En 2016 Dinamarca y Alemania administraron exitosamente picos de 140% y 86.3% de generación a partir de renovables, y en varios países (Portugal, Irlanda y Chipre) los renovables participaron con 20% al 30% de la generación eléctrica sin inversiones en almacenaje. La clave para integrar porcentajes mayores de renovables es la flexibilidad en generación”.11 México está lejos de que la intermitencia sea un problema (ver gráfica).

Los antiguos mexicanos estaban en lo correcto al adorar al sol. Quizás la principal fuente de energía para el México moderno será ese enorme reactor del cielo. Existen en México desarrollos de energía fotovoltaica a gran escala, y también la llamada generación distribuida, donde cada hogar genera energía para su consumo y para vender excedentes a la red.

El reto está en almacenar esa energía, ya que se produce cuando la red eléctrica no la necesita. Necesitamos acelerar la investigación en pilas, capacitores y hasta depósitos de agua, para guardar energía en el día cuando el sol nos la da, y usarla en la noche, cuando la necesitamos. El sector público podría subsidiar el costo de capital y de instalación de techos solares, en lugar de regalar electrones a perpetuidad. La inversión en sistemas de cómputo para la administración inteligente de la intermitencia es muy importante.

El dios prehispánico del viento, Ehécatl, era también muy venerado, ya que era considerado una de las manifestaciones de Quetzalcóatl, ese dios benevolente que no requería sacrificios. Los aerogeneradores son otra maravilla que está reduciendo nuestra dependencia de los combustibles fósiles para reemplazarla con una fuente de energía limpia.

El impacto ambiental de generar electricidad con viento no es nulo, pero ciertamente Ehécatl requiere menos sacrificios que los dioses del petróleo o del uranio. El viento es una fuente de energía mucho más limpia y con menos riesgos. Tenemos que trabajar en los derechos de propiedad de la tierra, y el cumplimiento de los contratos, para dar certidumbre a esta industria naciente. Muchos desarrollos eólicos se han visto entrampados porque una vez firmado el contrato y hechas las inversiones grupos de ejidatarios organizados deciden que quieren una participación mayor de las utilidades obtenidas.

En el futuro veremos mucho más viento y sol en nuestra vida energética, pero el cambio no será automático. Lo fácil en el corto plazo será pensar como en la antigüedad y no resolver los problemas para convertir y almacenar la energía que flota a nuestro alrededor. A largo plazo no tomar las decisiones correctas puede ser muy costoso para nosotros. Pagaremos más por la energía fósil que por la renovable, y México es uno de los países que podría verse más afectado por el cambio climático. En Tabasco, si la altura media del mar subiera un metro, el 25.4% del territorio se vería afectado. En municipios como Dos Bocas la extracción de arena que hace Pemex ha hecho que el fenómeno se agrave.12

1 Cfr. Harari, Yuval Noah, Sapiens. De animales a dioses: Una breve historia de la humanidad, Editorial Debate, 2014.

2 Pees, Samuel T. (2018), “WHALE OIL, Whale vs the Others”, en Oil History. Disponible en https://bit.ly/2PwKltN. Fecha de acceso: 5/10/2018.

3 Davenport, Coral (2018), “Major Climate Report Describes a Strong Risk of Crisis as Early as 2040”, The New York Times, 7/10/2018.

4 Clark, Victoria (2015), “An analysis of how climate policies and the threat of stranded fossil fuel assets incentivize CCS deployment”, Submitted to the Engineering Systems Division on May 8, 2016 in partial fullfillment of the Requirements for the Degree of Master of Science in Technology and Policy, Massachussets Institute of Technology, p. 1. Disponible en línea en: https://bit.ly/2AEhdIP. Fecha de acceso: 7/10/2018.

5 “The Problem of Social Cost”, The Journal of Law and Economics, vol. 3, oct. 1960, pp. 1-44.

6 Cfr. Pigou, “Chapter IX: Divergences Between Marginal Social Net Product and Marginal Private Net Product”, The Economics of Welfare, 1932.

7 Sener (2017), “PRODESEN, Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional”. Disponible en: https://bit.ly/29dKzQh. Fecha de acceso: 8/10/2018.

8 Sener (2016), “Balance Nacional de Energía 2016”. Disponible en: https://bit.ly/2P6m9PO, p. 23. Fecha de acceso: 8/10/2018.

9 The Economist, “China moves towards banning the internal combustion engine”, Septiembre 14, 2017, edición impresa, sección Business. Disponible en: https://econ.st/2CVzrr3. Fecha de acceso: 3/10/2018.

10 OCDE-NEA (2018), tomando en cuenta costos de capital similares a los que hay en México. “The full Costs of Electricity Provision”. Disponible en: https://bit.ly/2EHtvPF. Fecha de acceso: 8/10/2018.

11 Ren21 (2017), “Advancing the global renewable energy transition, Renewable Energy Policy Network for the 21st Century, Highlights of the REN21 Renewables 2017 Global Status Report in perspective”. Disponible en: https://bit.ly/2hBWHkM

12 Cubas, Francisco (2015), “Perdería Tabasco 25% de su territorio por avance del mar en los próximos años”, periódico Bajo Palabra. Disponible en: https://bit.ly/2ADUU5Y. Fecha de acceso: 8/10/2018.

Publicado por Nexos
01-11-2018

¿Electricidad y gasolinas baratas a cualquier costo?

Fátima Masse @Fatima_Masse

¿Qué pasaría si mañana anunciaran la reapertura de la refinería de Azcapotzalco? Bajo una lógica simplista podríamos pensar que esta medida pudiera beneficiar a miles de consumidores de combustibles. Una vez en operación, el 18% de los habitantes del país (aquellos que viven en el Valle de México) tendría casi a la mano gasolina y diésel para sus vehículos. Sin embargo, sería el mayor retroceso en la agenda ambiental de la ciudad, puesto que su cierre hace casi 30 años fue una de las medidas clave para lograr que la Ciudad de México dejara de ser la más contaminada del mundo.

El escenario de la refinería de Azcapotzalco es un absurdo que nos pone a pensar sobre las decisiones que hoy se toman en el sector energético, las cuales contrastan con la trayectoria de México como un líder mundial, entre los países en vías de desarrollo, en la lucha contra el cambio climático.

En 2016, México ratificó los Acuerdos de París , en los que se comprometió a reducir el 22% de sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y el 51% de sus emisiones de carbono negro para 2030. En particular, se estima que estas metas se alcanzarán con reducciones del 31% en generación eléctrica y del 14% en petróleo y gas, entre otros. Destaca que para 2024, el 35% de la generación eléctrica deberá provenir de fuentes limpias.

También es importante señalar que México podría reducir sus emisiones GEI hasta un 36% si cuenta con el apoyo de los países desarrollados (recursos económicos y tecnológicos). Esta contribución internacional podría verse comprometida si México retoma una agenda intensiva en emisiones, por ejemplo a través de plantas más contaminantes.

Para el sector eléctrico, la reforma energética abrió la oportunidad de detonar inversión privada en fuentes limpias, a costos relativamente bajos, lo que contribuye a las metas sin recaer totalmente en el erario. Por ejemplo, los costos de instalar y operar techos solares ( costos nivelados de generación ) presentan una trayectoria a la baja y se espera que caigan alrededor del 60% entre 2013 y 2049. A pesar de estos beneficios, el 31 de enero de 2019, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) canceló la cuarta subasta de largo plazo de generación de electricidad con fuentes renovables.

Esta decisión, aunada a los últimos anuncios sobre el sector energético, genera dudas respecto a la posibilidad del Estado mexicano para cumplir las metas internacionales: la apuesta actual es por los combustibles fósiles. La Comisión Federal de Electricidad ( CFE) recibirá 34,310 millones de pesos para incrementar la capacidad de generación -principalmente en termoeléctricas de ciclo combinado y plantas de carbón- mientras que Pemex obtendrá 57,500 mdp para implementar un plan agresivo que aumente la capacidad de refinación.

La mezcla de insumos que se usen para producir energía y la ubicación de las plantas pueden generar emisiones de carbono, efectos en la salud y daños ambientales muy diferentes.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y Saúl Rodríguez, consultor externo, estimaron que en 2017 los impactos negativos de plantas más sucias (70% de combustóleo y 23% de gas) en zonas más pobladas o biodiversas pueden llegar a ser 42 veces mayores que aquellos de plantas más limpias (un 65% limpias como solar o hidroeléctrica y 34% gas) en zonas con menor población o biodiversidad.

En el anuncio del Gobierno federal se hizo alusión a la rehabilitación de hidroeléctricas. No obstante, menos del 1% del presupuesto se destinará para este fin y en términos de mitigación de carbono, las grandes hidroeléctricas no son tan efectivas como las tecnologías solares o eólicas.

Por su parte, el plan de Pemex es construir una nueva refinería y reconfigurar otras seis. Sin contar la demanda por el desmonte ilegal de vegetación para construir la refinería de Dos Bocas, vale la pena considerar que en el mundo se empieza a discutir la idea de prohibir la circulación de los vehículos con motores de combustión interna . ¿Queremos que nuestros impuestos paguen una inversión obsoleta cuando estas iniciativas se empiecen a concretar?

Invertir en tecnologías limpias es un buen negocio. De acuerdo con un estudio de Centro de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (Cespedes), un incremento de 37 gigavatios (GW) con tecnologías limpias entre 2018 y 2032, a partir de una inversión de 60,000 millones de dólares, podría incrementar el PIB en 29,000 millones de dólares y generar más de 200,000 empleos directos e indirectos en los próximos 15 años.

Si bien es cierto que, en general, las tecnologías fósiles son más costo-eficientes que las fuentes limpias, si se contabilizan los costos de las externalidades (contaminación, salud e impacto ambiental) y los beneficios de los Certificados de Energías Limpias (CEL), el costo nivelado de generar un megavatio-hora (MWh) con energía solar es de 2,450 pesos , cifra similar al de una planta termoeléctrica o de turbogas.

Más aún, no debemos olvidar que México corre el riesgo de ser uno de los países más afectados por los efectos que se pronostican del cambio climático por su ubicación geográfica. El 20% de los municipios del país tiene un nivel de vulnerabilidad muy alta, los cuales se ubican principalmente en Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Todos los mexicanos quisiéramos precios de energía más baratos. Sin embargo, lo ideal es lograrlos de una forma ambientalmente sostenible para evitar problemas más costosos en el largo plazo. Para cumplir con las metas internacionales y generar energías más limpias es importante que las autoridades integren una visión de largo plazo en sus políticas energéticas y colaboren con el sector privado bajo reglas transparentes que nos beneficien a todos.

Publicadopor Expansión
19-02-2019

Nuevo índice de la calidad del aire entra en vigor hoy

Fuente: La Jornada

Con esta norma se deberá superar el rezago de revisión atmosférica: Comisión Ambiental de la Megalópolis

Frente a los impactos por la mala calidad del aire –extendida en todas las ciudades–, que ocasiona 6.8 por ciento del total de muertes a escala nacional, es el noveno factor tanto de riesgo como de discapacidad y genera costos de 2.8 por ciento del PIB, hoy entrará en vigor la norma 172, la cual fija un nuevo índice de calidad del aire y riesgos para la salud, con la cual se homologará su medición en todo el país.

Tan sólo en la Zona Metropolitana del Valle de México, para este año se prevén entre cuatro y siete contingencias ambientales, sostuvo Víctor Hugo Páramo, titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis.

Con la entrada en vigor de la norma, paulatinamente se deberá superar el rezago de supervisión atmosférica, ya que de 250 estaciones ubicadas en 30 ciudades, sólo 146 informan, y con la nueva regulación todas las entidades deberán hacer reportes cotidianos.

La información se divulgará por Internet en el Sistema Nacional de Información de Calidad del Aire, donde se concentran los datos de todas las urbes que tienen reportes en tiempo real; los estados deberán establecer sus propios medios de divulgación.

En conferencia de prensa, el subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Julio Trujillo, sostuvo que esta norma es independiente de los programas de contingencias ambientales, los cuales se deberán establecer en cada ciudad según sus condiciones orográficas, climatológicas y sectores sensibles, entre otros rubros.

Al respecto, Páramo precisó que para definirlos está en curso un estudio con el fin de analizar los aspectos de salud de las situaciones de alta contaminación, a partir de las cuales se definirán los umbrales para la aplicación de medidas restrictivas y se definirá el programa de contingencias.

A su vez, Amparo Martínez, directora del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, sostuvo que en la mayoría de las zonas metropolitanas se incumple con las normas de protección a la salud; antes se pensaba que sólo las ciudades grandes tenían más contaminación, pero el panorama nacional es que se requiere otra referencia que uniforme a todos. La calidad del aire en el país lo amerita.

Horacio Riojas, director de salud ambiental del Instituto Nacional de Salud Pública, contextualizó la situación en relación con los efectos en la salud. Destacó que en el país ocurren 48 mil muertes prematuras anuales por la mala calidad del aire; agregó que estudios en 15 estados reportan que por partículas suspendidas son 14 mil fallecimientos prematuros, el sector salud y la sociedad paga el costo.

Afirmó también que de 30 estados, sólo Quintana Roo y Baja California Sur carecen de sistemas de supervisión.

El Índice de Calidad del Aire y Riesgos a la Salud informará a la población sobre esa condición atmosférica, la cual podrá ser clasificada como buena, aceptable, mala, muy mala, hasta extremadamente mala; además, detallará el nivel de riesgo asociado, es decir, los probables daños a la salud, dependiendo de si el riesgo es bajo, moderado, alto, muy alto o extremadamente alto, así como las recomendaciones de las acciones a adoptar en grupos sensibles.

Fuente: Nuevo índice de la calidad del aire entra en vigor hoy

CAME prevé 4 contingencias ambientales este 2020 en el centro del país

Fuente: Heraldo de México

El promedio estadístico de cuatro contingencias podría cambiar de acuerdo con el clima, declaró el coordinador de la Comisión

Víctor Hugo Páramo, coordinador de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), informó hoy martes 18 de febrero de 2020 que para este año se prevén entre dos y siete contingencias ambientales para los estados donde opera además de la Zona Metropolitana del Valle de México.

“Hay un ejercicio que hizo la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, fue un ejercicio estadístico en donde vieron cuál era la predicción del clima para este año y con base en eso estuvieron identificando los años en que se presentó una condición igual que los años anteriores, con base en ello sacaron las estadísticas del número de contingencias que se habían tenido y, aplicando un modelo estadístico, hicieron una proyección para este año”, declaró Páramo. Ante esto, el funcionario explicó que el promedio estadístico que se tiene es de cuatro contingencias previstas para este año, sin embargo, esto podría cambiar de acuerdo con el clima.

Fuente: Anuncia la CAMe que podríamos tener de cuatro a siete contingencias ambientales en 2020